Nuestro trabajo no sustituye la obligación del Estado y del Gobierno de cumplir con sus responsabilidades de hacer realidad los derechos humanos y garantizar la adecuada distribución de la riqueza.